Saltar al contenido →

Las 15 claves que han hecho de Joe Rogan el podcaster mejor pagado del mundo

En Mayo de 2020 Spotify compró los derechos en exclusiva de Joe Rogan Experience, el podcast de Joe Rogan, uno de los podcasts más escuchados del mundo y que por el momento de la compra generaba más de 200 millones de descargas al mes.

Inicialmente se estimó el acuerdo en unos 100 millones de dólares para Joe Rogan, aunque con el tiempo el New York Times ha hecho ver que el acuerdo puede haber subido hasta los 200. 

Esta cifra le sitúa como el podcaster mejor pagado del mundo, aunque la realidad es que Rogan ya generaba mucho dinero tanto con la publicidad en su podcast como por la publicidad de YouTube, canal donde su podcast ha obtenido gran parte de su éxito. Se estima que en 2019 Rogan pudo haber generado unos 30 millones de dólares por publicidad, así que los 100 o incluso 200 millones que le haya pagado Spotify por los 3 años de derechos en exclusiva se nos quedan hasta algo cortos.

Nada más anunciar el acuerdo las acciones de Spotify subieron un 11%, ya que estaba claro que el acuerdo era un hit. El show de Rogan ya era el podcast más buscado en Spotify desde hace tiempo y de hecho era el podcast más escuchado de Spotify en 93 mercados distintos incluyendo los principales mercados de Spotify.

¿La inversión de Spotify y su apuesta por el podcasting ha dado sus frutos? Eso da para debate y seguramente un episodio muy distinto.

Pero lo que está claro es que Joe Rogan es un fuera de serie y aquí vamos a analizar las 15 claves que le han llevado a ser el podcaster que más dinero genera

Pero empecemos por el principio…

Joe Rogan haciendo dinero
Imagen generada con IA

¿Quién es Joe Rogan?

Desde joven, Joe Rogan ha sido muy deportista. Jugó al beisbol en las ligas infantiles, luego se pasó al kárate y al taekwondo y a los 19 años ganó el torneo US Open Championship como peso ligero. Fue campeon de full contact durante cuatro años consecutivos y hubiera seguido una brillante carrera en los deportes si no fuera por unos fuertes dolores de cabeza y algunos avisos de lesiones graves. A los 21 años Rogan dejó su carrera deportiva y probó como cómico.

Durante unos años se sacaba unas perrillas dando clases de artes marciales mientras iba avanzando en su carrera como cómico. Era algo soez y directo así que funcionaba muy bien en despedidas de soltero y clubes de strip tease, pero Rogan quería ir a más, así que convenció al dueño de un club de comedia en Boston para que le dejaran probar su nuevo número de 5 minutos y ahí dio un paso de gigante.

Resulta que en ese show estaba Jeff Sussman, a quien le encantó la actuación de Rogan y le ofreció ser su mánager. Era 1990 y Joe Rogan empezó a dedicarse full time a su rol como cómico.

Entre 1990 y 1999, Rogan fue haciendo carrera en la televisión y radio, en distintos programas y shows, haciéndose cada vez más conocido.

En 1997, Rogan empezó a mezclar su conocimiento sobre las artes marciales con sus dotes como presentador, al convertirse en entrevistador entre bastidores y postpelea del Ultimate Fighting Champioship. 

Aunque Rogan ya era una figura con cierto prestigio, lo que cobraba como presentador no le daba para cubrir los costes de los desplazamientos, así que Rogan dejó el trabajo de presentador hasta que Dana White entró como nuevo presidente de la UFC y le pidió a Rogan que presentara los espectáculos.

Aunque Rogan solo quería ir a los shows a ver las peleas y beber, aceptó presentar gratis algunos espectáculos a cambio de tener entradas gratis para los eventos para poder ir con sus amigos. Después de trabajar gratis en 15 shows de la UFC, Rogan aceptó empezar a cobrar y a partir de ahí se hinchó a recibir premios como mejor presentador, personalidad del año y su visibilidad empezó a explotar.

Gracias a esto Rogan llegó a presentar la edición estadounidense de Fear Factor que ya lo catapultó al éxito.

En diciembre de 2009, Rogan lanzó un podcast gratuito con su amigo Brian Redban. Era el típico podcast con dos tios hablando (¿os suena familiar?), y literalmente lo definían como “dos tios sentados frentes a sus portátiles haciendo mierda”. En agosto de 2010 el podcast se renombró a The Joe Rogan Experience y entró en la lista de los 100 mejores pódcasts en iTunes. En octubre de 2015 el podcast ya se escuchaba más de 16 millones de veces al mes.

Siempre parece que las cosas son fáciles y directas, pero cuando ves la vida de Joe Rogan, ya empiezas a vislumbrar momentos de apuestas personales, mucho tiempo hasta que empezó a ser alguien relevante, y que el éxito de su podcast fue también la culminación de muchos años trabajando duro en muchas cosas. 

Ahora si que si, vamos a ver las 15 claves que han hecho de Joe Rogan el podcaster mejor pagado del mundo

1. Tener una audiencia previa

Rogan no lanzó un podcast al vacío que nadie iba a escuchar. Gracias a su influencia mediática y su pasado, Rogan tenía una audiencia mínima suficientemente amplia como para que su podcast destacara sobre cualquier otro nuevo podcast.

Este es un aprendizaje que se ve en multitud de proyectos y que debemos tener siempre en cuenta. 

Personalmente me gusta y trabajo el concepto de audiencia mínima viable. Es decir, ir construyendo una audiencia propia con independencia del proyecto donde estés, de forma que cada cosa que lances, cada cosa que hagas, tenga una audiencia mínima inicial a la que impactar. 

Este es, seguramente, uno de los elementos diferenciales para la mayoría de los lanzamientos. Por pequeña que sea esa audiencia mínima inicial, el diferencial con respecto a no tener nada es infinito.

2. Construir un network potente del que tirar

Todo el mundo vamos conociendo gente en nuestro día a día. Puede ser gente más o menos conocida, pero seguro que hay cosas relevantes en nuestro entorno, al menos relevantes para el nicho o mundillo donde nos movemos.

Eso si, mucha gente no hace nada con ese network, no lo cultiva, no lo aprovecha de ninguna forma.

Joe Rogan es una persona de gentes, muchas de las cosas que le han pasado en su carrera, como el hecho de acabar siendo presentador de la UFC, se deben a que dedica parte de su tiempo a conocer gente, conversar y hacer amistades que luego generan oportunidades.

En los primeros shows de Rogan, entrevista a cómicos como Ari Shaffir, que quizás no sea un personaje de primer nivel como la gente que entrevista ahora Rogan, pero es suficientemente conocido como para generar interés por escuchar esos primeros episodios del podcast de Rogan.

Lo de construir el network es algo que podemos hacer todos. De hecho mi podcast sobre Growth (que en su día se llamaba En.Digital) nació así, gracias a poder entrevistar a emprendedores que ya conocía y con quienes me apetecía tener una conversación.

3. Siempre ir a más

Rogan siempre ha ido a más. Empezó entrevistando a gente que conocía, pero fue ampliando su espectro tratando de llegar a las figuras más relevantes a las que podía acceder, y tocar los temas más interesantes.

Partas del network que partas, si trabajas el ir a más de forma constante, eventualmente podrás acceder a las personas más influyentes, ya que unos invitados te pueden llevar a otros un poquito más conocidos.

Joe Rogan es un maetro de esto y ha conseguido en sus más de 1.800 episodios escalar la relevancia de sus episodios aspirando siempre ir a por invitados con audiencias e impactos más grandes.

4. Ser el mismo

Te puede gustar Joe Rogan o lo puedes odiar. Tiene grandes críticas en su contra e incluso ha salido en ocasiones explicando el por qué de algunos de sus entrevistados.

Pero Joe Rogan siempre es él mismo. Hace lo que hace con una brutal curiosidad por saber más y por dar a conocer otros puntos de vista, sean más o menos aceptados o aceptables. Y no para en su empeño.

Mantener tu seña de identidad, ser tu mismo, sin trampa ni cartón, genera una conexión con tu audiencia para que te apoye en cada paso de tu crecimiento.

5. Mezclar temas sin problemas y ser muy generalista

En el show de Rogan puedes escuchar hablar de deportes de contacto, de la conquista espacial de Musk, de consumo de drogas, de opiniones contrarias el mainstream sobre el COVID, nutrición y muchísimos otros temas.

Es el show donde Elon Musk se fumó un porro con la mayor naturalidad del mundo.

El show de Rogan es generalista, como es su hambre de conocimiento. Y ese generalismo es una de sus grandes virtudes ya que sacía la curiosidad de muchísimas personas distintas, así como hace un servicio de traer temas no tan conocidos al que tiene ansias de conocer más sobre el mundo y la realidad en la que vivimos.

Dentro del feed de Rogan, además de entrevistas, encuentras tertulias con amigos suyos sobre peleas de la UFC o cualquier otro tema. Rogan cuenta lo que le apetece contar, y al que no le guste, que no escuche.

6. Profundizar en cada tema, no hay límite de tiempo

Aunque es generalista, a Rogan le gusta profundizar en los temas. De hecho, la mayoría de sus episodios superan de calle las 2 o incluso horas de duración, un orden de magnitud por encima de esa ridícula recomendación de mantener los episodios de los podcasts en torno a los 20 minutos.

¿Quién sería el soplagaitas que recomendó esto? Seguro que algún ejecutivo de Spotify que ni se las venía venir

Eso si, hay episodios que duran apenas 1 hora. Rogan no busca una duración, si no que se nota que exprime a cada invitado y cad atema hasta el máximo que ve que tiene sentido. 

Lo importante es el producto que se genera, no las estúpidas metareglas que le imponemos desde el diseño inteligente de los podcasts.

7. Comenzar sin miedo alguno

El primer episodio del podcast de Joe Rogan empieza con Rogan y Brian Redban configurando el stream donde iban a emitir. Se nota que no tenían claro ni qué estaba pasando ni a donde iba a llegar. El episodio es una ida y venida de temas, básicamente Rogan contando lo que está pensando y poco más.

Empezar es lo más complicado porque nos ponemos muchas barreras mentales. Así que hay que empezar como sea, ponerse en movimiento, ya habrá tiempo para mejorar.

De hecho, si ves el feed del podcast de Joe Rogan, hasta el episodio 300 aproximadamente los episodios no tienen una carátula específica, se subían con la carátula del show.

8. Persistencia sin límites

Rogan lleva ahora mismo 1879 episodios lanzados (seguramente cuando escuches esto serán unos cuantos más).

Eso son 156 episodios publicados de media al año, que son unos 13 de media al mes, que son entre 2 y 3 episodios publicados a la semana.

9. No hay reglas

Ya hemos visto algunos ejemplos, como la duración de los episodios. Rogan no se autoimpone reglas, se centra en generar el contenido que le parece interesante. Publica cuando tiene el contenido, a veces varios en días consecutivos, a veces de una semana para otra.

Que le den al decálogo de los podcasters!

10. No para de experimentar

Tanto en formatos como en contenidos y en mil matices. De salir hablando solo a tertulias, pasando por entrevistas algo más ligeras o en profundidad. 

Trayendo invitados muy conocidos y reputados y otros totalmente fuera del radar o con opiniones o visiones bastante contrarias al mainstream.

La selección de contenidos es ecléctica y le permite a Rogan experimentar lo que mejor funciona

11. Ser un innovador

Rogan empezó cuando el medio estaba sin desarrollarse. Innovó y apostó por algo que no daría sus frutos hasta años después. Hablar del podcast a partir de 2017 es hablar de una apuesta más segura, pero en 2010 solo unos pocos locos se enganchaban durante horas a hablar delante de un micrófono ante el vacío de internet.

12. Utilizar la controversia para crecer

Rogan aprovecha mucho las controversias y temas de actualidad para generar contenido de interés y muy compartible. Por ejemplo durante el COVID trajo a muchos doctores con distintas perspectivas, lo que generó muchas escuchas.

Las tendencias y controversias suelen ser generadores de buzz, casi cualquier cosa que se genere con cierta calidad en esos momentos tiene un pico de consumo muy fuerte. Esto lo saben y aprovechan muy bien los medios, pero es algo que los podcasts y los creadores de contenido intentan evitar no se muy bien por qué, así que hay una gran oportunidad para muchos por aquí

Eso también le generó muchas críticas, pero Rogan sabe gestionar esa parte muy bien y dejarla de lado para centrarse en lo que realmente importa.

13. Estar en todos los canales y formatos

Ahora Joe Rogan está solo en Spotify, básicamente porque le pagan por ello, pero antes estaba en básicamente todos los reproductores de podcasts y en YouTube sin miedo alguno.

A diferencia de muchos podcasters que ven el video como el rival o el anti-podcast, Rogan entiende que cada canal aporta algo distinto a una parte de sus oyentes, y que si le quieren ver en video… que narices, que le vean en video!

Rogan no es un talibán del podcasting, es un tio pragmático que entiende la distribución de contenidos y que maximiza las posibilidades de que le escuchen.

14. Foco en la distribución de contenido

Rogan es un crack distribuyendo contenido. Por ejemplo, ahora que solo publica el podcast en Spotify, nada más lanzar el podcast, lanzar unos cuantos videos cortos, de entre 5 y 15 minutos aproximadamente con los mejores momentos de la entrevista. 

De esta forma busca conseguir impactar a su audiencia y a nuevos oyentes en YouTube y dirigirlos a Spotify. 

Además de distribuirlos él en YouTube, da la oportunidad a una legión de cuentas de Twitter de seguidores de que compartan este contenido.

Las 15 claves del éxito de Joe Rogan en Youtube

15. Tener suerte

Evidentemente para llegar donde ha llegado Joe Rogan, además de hacerlo tan brutalmente bien como lo ha hecho él, hay que tener la suerte de estar en el sitio adecuado en el momento adecuado, haciendo algo concreto que estaba a punto de estallar.

Para hacer algo tan grande como ha hecho Rogan, evidentemente necesitas que se alineen muchos astros. Por un lado la visibilidad de sus etapas anteriores, por otro estar en un medio que estaba por explotar, el ser un innovador ayuda porque según explota el medio eres cada vez más referente…

Hacer lo mismo 3 años antes o después seguramente hubiera tenido resultados distintos. Si hubiera sido antes, sería más probable que Rogan se hubiera cansado antes de que explotara el medio. Hacerlo unos años después habría complicado ganar en adopción y visibilidad en los primeros shows por lo que el crecimiento hubiera sido mucho más lento.

Si quieres acceder a más contenido sobre cómo llevar tu podcast al siguiente nivel, desde Mumbler te recomendamos la audio serie que ha creado el gran Emilio CanoHardware para grabaciones de audio.

Hay creadores y creadoras de contenido que ya viven total o parcialmente de sus contenidos. Si quieres saber quiénes son y compartir tu camino con ellos, descubre la comunidad de emprendedores de contenido de Mumbler.

ME APUNTO

Publicado en Crece

Comentarios

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *