Superposición del sitio

Los 7 consejos clave sobre cómo mejorar la calidad de audio de tu podcast

No hace falta que te conviertas en diseñador sonoro ni te hagas un master de producción audiovisual para mejorar la calidad de audio de tu podcast, pero si quieres ofrecer a tus suscriptores un buen producto, hay unos mínimos que hay que cuidar.

Aquí te damos unos consejos básicos y trucos para todos los bolsillos para que la calidad sea la mejor posible.

Mejorar la calidad de audio

1. La calidad del audio está marcada por cómo se graba

Estamos muy acostumbrados a que las fotografías se pueden mejorar mucho después de tomarlas, y eso nos hace pensar que lo mismo podemos hacer con el audio. Pero es un medio totalmente distinto.

Por regla general, no vas a poder mejorar mucho un audio que está mal grabado. Resulta casi imposible reducir ruidos de fondo o ecos a posteriori, o al menos hacerlo sin estropear la calidad del audio.

Asegúrate que el audio se está grabando con calidad, sin ecos, sin saturación, sin mucho ruido de fondo. Lo mejor es que pre-escuches lo que estás grabando, o al menos que grabes un rato en el entorno en el que grabarás todo el episodio y lo escuches para corregir lo que necesites antes de grabar el episodio.

2. Ajustando el ruido que entra del exterior

Lo ideal es grabar en un ambiente con poco ruido. Cierra la puerta y las ventanas y escucha si entran ruidos desde fuera. También entiende los ruidos que se producen dentro de la sala por aparatos electrónicos, relojes, el móvil o incluso la silla. 

Cuando entra mucho ruido en la sala y no queda otra que grabar ahí, la mejor opción es reducir la ganancia del micrófono. Es decir, reducir el “volumen” del micro o la intensidad a la que capta el audio.

Lo que buscamos es que entre menos ruido de fondo. Tu voz quedará más bajita pero eso se puede corregir a posteriori.

Si todavía no te has comprado micrófono, para entornos que no están bien insonorizados, te recomendamos micrófonos dinámicos. Son más baratos que los micrófonos de condensador (eso que te llevas) y además se adaptan mejor a estas situaciones. Tienen menos sensibilidad a distintas frecuencias del audio por lo que podemos jugar mejor con ellos para reducir el ruido exterior. 

Un micro dinámico recomendable: https://amzn.to/3IPYJ8Q 

Pero tienes también otras opciones más baratas. Que el presupuesto no te quite las ganas de grabar.

Por si te sirve de referencia, este el equipo de podcasting con el que empecé a grabar, cuando grababa todos los podcasts en presencial. Los micros dan un rendimiento brutal para el precio, aunque son XLR (conector especial) y no USB.

3. Reduciendo ruido de fondo cuando grabamos online

Si grabas en remoto, por ejemplo haciendo entrevistas, puedes utilizar herramientas como Krisp.ai. Krisp reduce el ruido de fondo, eliminando todo aquello que no es voz. No es 100% preciso pero se le acerca, y es un “seguro de vida” en entornos en los que puede haber ruido en cualquier momento.

Tiene un plan gratuito que te permitirá probarlo e incluso usarlo si no grabas demasiadas horas al mes.

4. Eliminando eco para mejorar la calidad de audio

El eco es otro gran dolor de cabeza en los podcasts. Por defecto, todas las habitaciones generan eco, ya que es el resultado de las ondas de audio rebotando en las paredes.

Para evitar el eco lo ideal es tener una habitación insonorizada, pero eso es complicado y caro. Pero si tenemos una habitación llena de cosas, nos puede hacer el apaño.

Las habitaciones llenas de libros reducen mucho el eco porque el papel absorbe parte de las ondas de audio.

¡El caos y el desorden es tu aliado en la calidad del audio!

Si los objetos con los que chocan las ondas de audio se encuentran en distintas disposiciones se reduce todavía más el efecto del eco, ya que entonces las ondas rebotan en distintas direcciones y no se genera ese efecto tan molesto. Así que los que tenemos habitaciones llenas de cosas y desordenadas, tenemos mucho ganado en cuanto al audio, aunque nos digan que somos unos desastres.

Reduce el eco y vas a mejorar la calidad de audio de tu podcast de una forma muy notable.

Reducir la ganancia del micro también ayuda.

Y en entornos con mucho eco o mucho ruido de fondo, podemos encontrar soluciones creativas para mejorar la calidad de audio, que funcionan muy bien cómo por ejemplo: grabar en la cama, debajo de una colcha, hacernos una especie de “envoltorio” para el micrófono con almohadas o grabar dentro de un armario con ropa. En estos entornos, la ropa/colcha/almohadas absorben mucho ruido.

A partir de estos ejemplos, seguro que encuentras sitios en tu casa donde grabar con menos ruido.

5. Eliminando el ruido de una grabación

Esto es lo más complicado, pero a veces no queda otra. 

Para estos casos, lo ideal es grabar un poco del podcast sin decir nada, es decir, grabar el ruido ambiente. 

Así tienes una referencia de lo que no quieres que salga en el podcast y lo puedes eliminar más fácilmente.

Programas como Audacity (gratuito) tienen un filtro que elimina parcialmente el ruido, y cogen como referencia esta zona sin voces para generar un patrón de ruido que eliminar luego. Aquí te lo explican con más detalle: https://www.youtube.com/watch?v=T9jJ-9k4C3Q

En casos extremos, utilizo la opción de “Noise and Hum reduction” (reducción del ruido y hums) de Auphonic Leveler. Funciona muy bien y te deja un audio lo mejor posible. Aunque yo uso la opción de pago, en su web podéis acceder a un par de horas gratuitas de procesamiento de audio al mes: Auphonic 

6. Generando un master final

Una vez tenemos todo el audio en la calidad que queremos, debemos generar una versión final. Puede bastar con exportar a MP3 desde el programa que queramos, pero recomiendo pensar en “masterizar”.

Masterizar significa generar una versión final que tiene en cuenta cómo lo van a escuchar los usuarios, sobre todo a nivel de “volumen” o intensidad de audio.

Para masterizar yo hago dos cosas. 

La primera es que mientras monto mi episodio, me aseguro que el volumen que marca Garageband (el programa que uso para editar), a lo largo del episodio es constante. Es decir, buscando que tanto las intros, outros, como las voces, estén todos a niveles similares o a los niveles que quiero en cada caso. 

Así se genera una versión que no tiene saltos en intensidad de volumen.

Una vez genero una versión desde Garageband, la paso por Auphonic, más concretamente su opción “Adaptive Leveler” y configurado a -16LUFS. Eso genera un MP3 final que está a una intensidad de audio adecuada para su reproducción en dispositivos móviles.

Los dispositivos móviles suelen tener menos potencia de salida a nivel audio, así que básicamente este proceso genera un MP3 final con mayor intensidad para que se reproduzca bien en todos los dispositivos.

7. Suena complicado pero no lo es: creando tu workflow

Suena a que son muchas cosas las necesarias para generar un buen audio, pero la realidad es que se integran fácilmente en tu flujo de trabajo.

Yo grabo mis entrevistas desde el ordenador con Krisp.ai siempre activado y así evito sustos. 

Tengo ya configurado mi micro por defecto un par de puntos por debajo del máximo, a niveles adecuados para mi habitación.

Cuando voy a grabar intenso asegurar el mejor contexto (que no haya lavadoras puestas, grabo a horas que mi hijo está en la guardería o suele estar echando la siesta).

Tengo un proyecto base en Garageband para meterle los audios específicos del episodio y con un nivel de intensidad de audio ya establecido.

Y una vez que genero el audio desde Garageband solo lo tengo que arrastrar a Auphonic y genero la versión final.

Vamos, que está todo casi en “automático” y ya no me entero.

Pero al principio conviene evaluar todos estos puntos para producir tu podcast. No te robará mucho tiempo y ganarás mucho en la calidad de tu audio, lo que agradecerán tus suscriptores 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.